Pastor Cuidado con los niños

Por @Ruddy Carrera.           

Los niños son la alegría de toda iglesia, de la misma manera que lo serán siempre de los hogares.

No nos imaginamos una familia sin niños. Primero vienen ellos, luego los nietos, que les darán alegría y brindarán satisfacción a los abuelos.

Me detendré aquí ya, pues todos saben de qué hablo. Ya lo he dicho, ellos son la razón de nuestra alegría.

Donde hay familias, habrá niños. En nuestras iglesias siempre habrá niños entonces.

A los niños les atrae las actividades; ya saben, la música, dulces, comidas.

Niños de la Iglesia Bautista La Colonia/ Portada.

Las iglesias, suponemos que muy a menudo, brinda estos elementos a sus feligreses. Entonces, es probable que también otros niños del vecindario, vengan a la iglesia; por esta atmosfera que les atrae naturalmente. Porque ellos son felices con la gente, la música, los dulces y las comidas.

Sé de muchas iglesias, que tienen ministerios de niños muy activos y efectivos. Pueden reunir cada semana cientos de niños. Muchos de las familias de la Iglesia local. Otros del vecindario.

Sé de muchas iglesias, que tienen ministerios de niños muy activos y efectivos.

Algunos creyentes, de hecho, somos el fruto, de un ministerio de niños. Como yo por ejemplo.

La buena fama, del ministerio pastoral, muchas veces se ha visto dañada, por el mal proceder de muchos clérigos; que han abusado de la inocencia, de algunos de los niños de sus iglesias.

Esta es una herida en el corazón, que desangra a la Iglesia de Dios. Es una enfermedad, que amenaza con aniquilar por completo, la confianza que alguna vez, la gente tuvo en el ministerio pastoral.

Al parecer, la Iglesia católica es la más afectada. Aquí, la cosa es más complicada. Porque con el celibato, el clero se ve privado, de una necesidad fisiológica tan vital, como lo es el sexo. No solo hablo del matrimonio. Hablo del sexo, tal como lo conocemos.

Estos hombres de Dios, dicen haber renunciado a la vida del mundo, y haberse casado con la iglesia.

Una esposa, nos puede proporcionar: el amor, el afecto, una familia, una buena compañía, el bienestar, y bellos momentos de sensualidad. La esposa es una ayuda idónea, Génesis 2:18:

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.

Estar solo al hombre le es peligroso (1Co. 7:9). En el sexo, los esposos no solo cumplen el propósito, de reproducir la vida humana: Ellos también exploran los sentimientos más profundos. Y teológicamente Dios se complace en esto, cuando se hace en el matrimonio.

Pero cuando la iglesia, priva a sus pastores de este gran privilegio, los expone a grandes peligros.

Si bien no se justifica, que ningún ministro, sin importar a que denominación religiosa pertenezca, pueda abusar sexualmente de otra persona. Donde en la mayoría de los casos suelen ser niños, hasta donde sabemos.

Con tanto casos de pedofilia, que están  saliendo a la palestra pública cada día, pienso que los pastores, debemos empezar a cuidarnos de los niños. No porque todos tengamos la intención, de hacerles daño a niño alguno. Sino porque de esta manera podemos evitar que más casos ocurran. Y sembrar más dudas en la mente de la gente.

Por ejemplo, en mi iglesia, hay un ministerio de niños, muy floreciente. Porque como tal, creo en este ministerio. Yo y algunos de mis líderes, hemos sido el resultado, del esfuerzo de un maestro de niño, de alguna iglesia.

Como en la mayoría de los casos de pedofilia, que se filtran en la prensa, vemos a hombres involucrados; entonces mis ministros de niños son jóvenes mujeres, que fueron parte de este ministerio, en su niñez. Yo solo iré a las reuniones de niños, cuando se me solicite. Y me mantendré en el salón, visiblemente. Al lado de mis líderes.

Yo solo iré a las reuniones de niños, cuando se me solicite.

La Biblia dice en Efesios 4:27. Ni deis lugar al diablo.

Soy padre de tres niños. El mayor está en la escuela y tiene amiguitos. Pero prefiero, que los amigos de mis hijos, los visiten acompañados de otros adultos, de sus familias.

Recordamos las más tiernas palabras de nuestro Señor Jesucristo:

Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos (Mateo 19:14).

Los niños son el futuro de la Iglesia. Muchos tendremos serios problemas con Dios, al dañar el futuro de estos niños, y de la misma Iglesia de Dios. La Iglesia de hoy en día, está perdiendo terreno, por el mal testimonio, de muchos de sus propios obispos.

Los abusadores de niños, no pueden tener lugar en el Santo Ministerio. La Iglesia, no puede ocultar los crímenes, de estos señores.

Estamos en tiempos cruciales. Si usted es pastor, desígnele la función, de ministrar a los niños, a mujeres que hayan sido parte de un ministerio, de esta índole, en su infancia. A una persona que valore y respete este tipo de ministerio, y a sus niños.

No se haga el valiente, pretendiendo jugar con fuego. En la guerra, los que pretenden ser valientes son los primeros en caer.

Dios sabe que usted no es capaz, de hacer algo tan atroz, como abusar de un niño. Pero hasta la duda, y la sospecha de la gente, pueden hacer daños irremediables a usted y a su ministerio.